lunes, septiembre 25, 2006

La ciencia ficción y nuestra TV

Luego de leer un post en el blog de Victor Solano, he decidido apartarme un poco del tema central de este blog, para hablar acerca de la última novela del Canal Caracol (Buscando el cielo).

Hay una parte de mi que mira con absoluta envidia muchas de las series de ciencia ficción que se producen fuera del país (X-Files, Millennium, Lost, The 4400, etc...), pues en muchos casos cuentan con una alta calidad no sólo técnica, sino también argumental (aún en los casos en los que el argumento corresponde al eterno conflicto del bien contra el mal). Como aficionado a la ciencia ficción que soy, me pregunto: ¿Por qué no podemos hacer cosas creíbles de ese tipo a nivel nacional?

Lo más cercano que recuerdo a algo medianamente tolerable, en ese sentido, fue una telenovela que se llamaba Calamar, que tuvo un impacto muy simpático con un muñeco (Guri-guri) que se convirtió en un inesperado éxito comercial a nivel local. Ahora, incluso para lo pobre que resultaba buena parte de la producción de esta novela (la cual sin duda es ahora sobre-estimada debido a mi recuerdo de niñez), la sola apuesta resultaba interesante. Recuerdo que había personajes muy pintorescos (y no en el sentido de pintoresco que nos ha marcado con nuestras películas y telenovelas costumbristas), héroes y villanos que tenían posibilidad de ser creibles para la audiencia de la época, y una historia extraña, pero con muchos visos de aventura y ficción (a mi juicio) bien manejada.

Luego vendrían muchos otros, entre los cuales lo más cercano a una producción de ciencia ficción fue "La Dama del Pantano", un desastre "futurista" para el cual el futuro era neón, materiales brillantes, diálogos sobreactuados, vestuario espantoso y una Bogotá que nadie habría podido creer. Si alcancé a ver tres veces este luctuoso experimento fue mucho. Salí espantado por la pésima concepción de la trama, y con una gran tristeza por el fracaso de lo que habría podido ser un buen punto de partida para un nuevo movimiento de ficción futurista. Este episodio puede ser comparable al de "La hora del vampiro", otro extraño intento que, más que indignación, me produce una sonrisa cuando lo recuerdo.

También vendría una película como "La sombre del caminante", que mostró que sí es posible hacer ese tipo de cine de ficción en nuestro entorno. El truco, en mi opinión, está en encontrar una historia que sea creíble para nosotros. Sin duda, aquí no funcionarían cosas como Spider-Man (¿de dónde se colgaría?) o Matrix (¿Agente López? ¿Agente Gómez? ¿Y de dónde? ¿del DAS? ¿de la SIJIN? ¿Abrigos largos? ¿Hackers?). Pero, ¿por qué no funcionarían? En mi muy desinformada opinión, tenemos un problema de concepción estética, y la idea de que la ficción de este estilo implica tecnología. Uso de ella, y gran despliegue de ella. Pero, no tiene por qué ser así.

Llegamos entonces a "Buscando el cielo". La promoción de expectativa no preparó a nadie para lo que vendría. Lo que parecía un novelón más empezó con una trama incomprensible, con demasiadas preguntas sin aclaración y con un estilo bastante "Matrix". Quiero hacer la salvedad de que las actuaciones no son muy buenas que digamos (sobreactuación en el 90% de los casos), nos falta mucho en cuanto a música incidental, y en general el experimento se percibe un tanto fuera de lugar...

Sin embargo, pensando en la situación de este género en nuestra televisión, y atreviéndome a imaginar qué está pensando Dago García, me gusta pensar en esta explicación:
  • Note que la ciencia ficción no ha funcionado en la televisión colombiana.
  • Note que los realities han tenido un éxito inesperado.
  • Note que a la gente le gusta creer que tiene el control sobre lo que ve.
  • Note que a la gente le gusta sentir que su opinión cuenta, así no sea cierto (nunca he logrado entender cómo hay tantas llamadas para votar por x o y cosa en el reality de turno).
Considerando lo anterior:
  • Si hacemos una novela que esté mezclada con un reality
  • Si logramos que la posibilidad de votar (decidir) por quién aparece y cómo avanza la historia sea un gancho para el público
  • Posiblemente tendremos mayor libertad para jugar con la trama, para experimentar con el género y con la historia.

Me gusta pensar que esta es la explicación a lo que estamos viendo. Un extraño e inesperado experimento de Dago García (en la onda de "La Saga" o "Pecados Capitales"), en el cual aprovecha que lo más atrae al público es participar y ver otro reality más, para lanzar una historia a la que no estamos acostumbrados. Desde ese punto de vista, sólo puedo decir: ojalá funcione. Ojalá toda una generación de realizadores descubra que es posible hacer ciencia ficción inteligente con nuestro contexto, y que no necesitamos superhéroes locales que lancen rayos por los ojos o escenas de destrucción masiva del centro de la ciudad para que nos enganchemos con una buena historia. Por supuesto, entre menos elementos de culebrón tenga, mucho mejor.

Al menos en lo personal, trataré de ser paciente con el espantoso tono de villano de Alejandro Martínez, con el desesperante golpe de voz de María Adelaida Puerta, y con una historia que a veces parece que no va hacia ninguna parte. No puedo evitar recordar que es la primera vez en mucho tiempo que se hace un experimento en un género de este tipo en nuestro país, y que tal vez estamos aprendiendo a caminar ese camino. Ojalá sea así.

Ahora, si no resulta, será muy complicado que alguien vuelva a invertir un peso en la producción de ciencia ficción visual en nuestro país. Ojalá no sea así. ¡Que la fuerza los acompañe! (No pude evitarlo...)

5 Comments:

At 8:24 p. m., Blogger Víctor Solano said...

Hola Diego. Gracias por hacer eco de mi post. Suele pasarme que cuando leo algo interesante ya mi respuesta tengo que abortarla y volverla un post.

Para ser justos, yo también comparto tu deseo de que sea el primer gran paso para una ficción nuestra, como lo fue Acción Mutante para España y hoy allá es un género real, tangible. Mientras tanto diré lo que ha significado para mí, un humilde comunicador, este inicio espantoso, errático de este culebreality.

Saludos,

Víctor Solano

 
At 12:33 p. m., Blogger Camilo Andrés Mosquera said...

Diego:Muy interesante su punto de vista.

Hasta hora lo que ha visto me parece agradable, sé que a mucha gente no le va a gustar, porque los pone a pensar.

fijate, que la trama esta bien desarrollada y los actores a excepción de María Adelaida Puerta están bien (María Adelaida es buena, pero la van a quemar).

¿Qué tal la persecusión muy irreal?
te invito a que conozcas como funciona Buscando el cielo

Saludos y ojalá funcione, porque ya me enganchó, Qué bueno que se intente en otros generos diferentes al culebrón.

 
At 12:41 p. m., Blogger Camilo Andrés Mosquera said...

Perdón el enlace, no era así. Es así
Buscando el cielo

 
At 9:48 a. m., Anonymous Cristina Salazar said...

Hola, Diego. Muy interesante lo que planteas. La verdad intenté ver la novela pero me perdí, no entendí hasta dónde llegaba el reality o la participación de los "invitados", que además ganaban "por concurso", y dónde iba la historia. Ustedes, me refiero a ti y a Víctor y Camilo, son muy hábiles porque yo desistí de desenmarañar semejante lío.

Saludos,

 
At 2:58 p. m., Blogger Diego Leal said...

Hola Victor, Camilo y Cristina!
Estuve algo desaparecido por un tiempo, así que esta respuesta llega en un momento en el que las tendencias del mercado zanjaron esta discusión: La telenovela se acabó, Dago García se disculpó y anunció un nuevo proyecto con un corte más "vendedor". Que así sea.
Ojalá escenarios como el nuevo canal Universitario se conviertan en espacios en los cuales puedan existir buenos productos locales de ficción.
Gracias a todos por sus comentarios!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home